junio 27, 2006

Únicamente para el desahogo

Me tomo esta libertad por la sencilla razón que no aguanto más; por lo demás no creo que te acuerdes que existo yo, menos este blog. No tenías derecho... no tenías derecho hacerme creer que sí eras divinal, que de verdad lo que teníamos era para siempre. Por segunda vez me botas al tacho de la basura, de equipaje mis ilusiones, mis sentimientos, mi fragilidad. Es terrible tener que darme cuenta que eres sólo un espejismo, que eres de plástico, falsa; jurabas eternidad y me dejaste por un grupo de mozas de partido que te hacen creer que son tus amigas... respecto a ellas no me referiré, no tienen la dignidad para hacerlo... sólo puedo decir lo que una amiga diría... "Sangre se paga con sangre"; no contenta con eso desconociste un sagrado lazo que ahora comienzo a pensar que tal vez nunca existió... y así me abandonas una vez más pero esta vez con un par de sueños y promesas incumplidas bajo el brazo.

Me cuesta pensar me entregé a ti sin reparar en consecuencias... era como decía Fito: "Si sonreías me dabas la vida"... jejeje lo eras todo, yo te creía mi heroína, creía que todo podías hacerlo, un ser superior a cualquier mortal, una heroína que haría cualquier cosa por nosotros... Y que haría cualquier cosa por mí; la que me salvaría, me protegería y cuidaría de cualquier cosa simplemente apoyándome en tu regaso; un abrazo tibio donde acogerme para que jugaras con mi pelo y me dijieras que todo está bien... pensar que quitabas los miedos... ¿tan chico es el universo?

Es obvio que estoy muy triste y enojado, pero... en fin, no te voy a condenar; si no me amas no es tuya la culpa: nadie tiene culpa de amar o no amar lo que ahora está escrito es "currente cálamo"... de lo que hagas... prefiero no pensar; si estás en otros rumbos, también es cosa tuya, al parecer eso lo tienes más que asumido... sólo quería pedirte que pienese muy bien lo que estás haciendo, pues esta vez no hay vuelta, por cuanto te pido que no tengas la osadía de hablar de amor, al parecer tú no sabes lo que es eso... además, las heridas rampiram en presencia del asesino... me dan ganas de quemar toda palabra que haya sido escrita para ti, inclusive este blog... maldigo cada vez que te dije que eras hermosa, cada vez que me acariciaste o cada vez que me dejé atravezar por tus ojos, que los maldigo también, al igual que a tus besos, tus abrazos y tu sonrisa. Espero, deo volente, poder dejar de amarte... (pensar que algo que antes me elevaba de condición ahora no me produce otra cosa que dolor), para poder enterrarte de una vez... por ahora e queda sólo rasgarme la ropa y pedirte que te vayas para que me dejes vivir sin dolor, o sea... me dejes vivir sin ti.

junio 22, 2006

Sospecha crueldad disimulada, el alivio que la esperanza da

Diuturna enfermedad de la esperanza
que así entretienes mis cansados años
y en el fiel de los bienes y los daños
tienes en equilibrio la balanza;

que siempre suspendida en la tardanza
de inclinarse, no dejan tus engaños
que lleguen a excederse en sus tamaños
la desesperación y la confianza:

¿quién te ha quitado el nombre de homicida
pues lo eres más severa, si se advierte
que suspendes el alma entretenida

y entre la infausta o la felice suerte
no lo haces tú por conservar la vida
sino por dar más dilatada muerte?

Sor Juana Inés de la Cruz, (soneto)

junio 21, 2006

Ovillejo de Cardenio

¿Quién menoscaba mis bienes?
Desdenes.
Y ¿quién aumenta mis duelos?
Los celos.
¿Y quién prueba mi paciencia?
Ausencia.
De ese modo en mi dolencia
Ningún remedio se alcanza.
Pues me matan la esperanza
Desdenes, celos y ausencia.
¿Quién me causa este dolor?
Amor
Y ¿quién mi gloria repugna?
Fortuna.
Y ¿quién consiente en mi duelo?
El cielo.
De ese modo, yo recelo
Morir deste mal extraño,
Pues se aúnan en mi daño
Amor, fortuna y el cielo.
¿Quién mejorará mi suerte?
La muerte.
Y el bien de amor, ¿quién le alcanza?
Mudanza.
Y sus males, ¿quién los cura?
Locura.
De ese modo, no es cordura
Querer curar la pasión,
Cuando los remedios son
Muerte, mudanza y locura.
Fragmento del Capítulo XXVII de "El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha" (Versos cantados por Cardenio, escuchados por Cura y al Barbero)

junio 19, 2006

Carta del Suicida

Gonzalo Rojas

Juro que esta mujer me ha partido los sesos,
Por que ella sale y entra como una bala loca,
Y abre mis parietales y nunca cicatriza,
Así sople el verano o el invierno,
Así viva feliz sentado sobre el triunfo
Y el estomago lleno, como un cóndor saciado,
Así padezca el látigo del hambre,
así me acueste
O me levante, y me hunda de cabeza en el día
Como una piedra bajo la corriente cambiante.

Así toque mi citara para engañarme, así
Se abra una puerta y entren diez mujeres desnudas,
Marcadas sus espaldas con mi letra, y se arrojen
Unas sobre otras hasta consumirse.

Juro que ella perdura porque ella sale y entra
Como una bala loca,
Me sigue a donde voy y me sirve de hada.