octubre 09, 2006

De lo que me gustaría esconder.


De pronto ese sentimiento de ser el "no comprendido" no es tan lejano... ¿por qué será que los romanticos hace un par de siglos atrás dieron con este sentimiento de una manera tan certera? Es raro pero me siento un mal tipo, que realmente tengo todo pies arriba, lo triste es que hubo un momento en que quise ser realmente malo y nadie me tomó en cuenta, ni siquiera yo. Se habrá dicho: "un berrinche más del pendejo" pero tal vez sin querer me convertí en algo que no quería... sin embargo ya nadie se da el tiempo para detenerse a escucharme, sólo me juzgan (no hablo de la gente que está incondicionalmente conmigo y que escucha o lee llantos como este), sino de aquellos que no han estado cuando he masticado mierda y dan por sentado que soy un otrturador. Creo que se me ha juzgado injustamente ¿desde cuando se piensa que el último tiempo he estado de vacaciones? En realidad voy a reconocer que me duele simplemente porque eres tú.

En todo caso las cosas tal vez han tomado su curso, sin embargo puedo decir que hay alguien me ha enseñado que decir "para siempre" es mucho tiempo y que no se necesita de nada para para trascender sólo el hecho de estar... un momento, conexión, ojos... y eso que no se puede explicar. Pero que obviamente tú entiendes.

Se me hizo la pregunta por ahí si conocía el dolor... jejeje. Creo que mejor que esa persona, la vida te aporrea... Sin duda puedo decir que conmigo se ha ensañado, pero en fin, no me quejo; de hecho un amigo me pegaría una patada en el trasero, me diría que estoy en mi mejor momento y me diría: "¡sólido!" Lo bueno de esto es que nadie pasa por aquí, así que en mi blog me puedo refugiar sin miramientos. De todos modos si pasas por aquí, o quien sea extiendo la pregunta: ¿Quién soy para ustedes?

Me hubiera gustado que uno de mis últimos escritos que tuviera relación contigo fuese de mejor calidad, perdón por mi falta de cratividad, pero tal vez el hecho de dejar esto sin ningún catalizador de aquellos que hablaba mi profesora de Introducción a la Literatura, me da pie para ser realmente sincero, directo hasta matemático para decir lo que me pasa:

No estoy bien.

Me gustaría que me escucharan, lo merezco.

Tamo.

P.s: Inevitablemente siempre termino donde mismo... escribiéndote, ojalá leyeras esto.