junio 07, 2007




Mucho tiempo sin andar por este lugar, ¡ufff! sólo decir que continuaré publicando, ojalá más seguido, ya que creo haberme reconciliado con ella, la musa, esta iditota que se manda sola y que no me dicta al oído lo que quiero realmete plasmar, aún cuando observe cosas totalmente opuestas a lo que ella pide, ahí está ella para hacer lo que quiere. A continuación un poema mío, no de ella (la musa) que espero les guste, ya que aún cuando nos reconciliamos, tampoco significa que le soltaré la rienda, jajajaja, ahora si no les gusta y prefieren que ella vuelva (por mis anteriores publicaciones), yo puedo hacer que vuelva, eso si, no se lo cuentan ¿si? no le quiero subir los humos.

Saludos, yo: Manuel.

Dormir los dos

Duermo, en tus brazos duermo
apoyo mi cabeza en tu pecho
y mi alma viaja a tu mundo
me rascas con tus yemas mi cabello
y tus dedos entran en mi mente...
en mis sueños...
en el almanaque de los momentos de risa.
Continúo mi viaje onírico y tú sólo me miras
tus brazos no se cansan y tu tampoco
me cuidas pero también te ríes
¿Desde dónde has venido a cuidarme el sueño?

Duermes, en mis brazos duermes
mi respiración la siente tu nuca
mi calor tu espalda
mis brazos tu cuello y cintura
y tú ya no estás conmigo, ni contigo...
ni aquí...
ni mucho menos ahora...
estás recuperándote para mañana
Mi respiración dice que estoy contigo toda la noche
te cuido pero también me cuidas
He llegado para abrazarte contra el frío.