agosto 21, 2007

Comentarios para la publicación anterior AQUÍ

Tal vez mucha gente ha tratado de dejar su comentario en la publicación anterior pero no ha podido. Bueno, esta publicación es para que todas las impresiones acerca del cuento (el primero que publico) sean vistas.

Las razones de las dificultades son variadas, pero básicamente tienen que ver con mantenimiento, el problema es que están en inglés, y yo para los idiomas soy horrible, sino pregúntenle a mi profesor de Análisis de Textos Latinos (Latín II).

Eso.

Saludos y gracias a los que leyeron el cuento.

agosto 14, 2007

Des-engaño



Manuel Soto.

Mientras perfumo mi cuerpo, para ti, evoco tu piel... perfecta, como tú: blanca, suave, con ese aroma que no es este olor entre dulce y agrio que pongo en mi piel para que te tientes a tocarla sino que es un olor que es tuyo; olor corporal, PH, y una infinidad de burradas para intentar denominar lo que es tu olor, vestigio de tu vida: de tus penas y alegrías, de tus placeres y tus dolores, inclusive de tus conocimientos e intuiciones, o sea, el olor de tu aura.

Tocas el timbre y te abre la puerta una sonrisa perfecta. La responde una sonrisa superior a todas: la tuya. Al entrar al departamento te deslumbras con lo hermosa que, según tú, me veo hoy.

-Como siempre, nada nuevo, me sorprenderé el día que te veas fea- me dices.

Nos sentamos en el sofá y comienzas a hablar de tonteras: de lo que te demoró el poder salir de tu casa por todo lo que tenías que hacer hoy, del tráfico del demonio que no te dejaba avanzar ya que la ciudad se hace cada vez más chica para tu Mercedes y para el parque automotriz que aumenta día a día, y muchas otras cosas que intentan esconder el que hayas llegado 40 minutos atrasado, que siendo sinceros, es lo que normalmente te atrasas. De pronto me preguntas cuáles son las fotos que te dije ayer en la noche que veríamos hoy... anoche... cuando nos encontramos para conversar un rato y terminé besándote, sin culpa, no porque no tenga valoración por quien está a mi lado o porque no siente nada para con él, sino porque tú eres único; porque se me descontrola el cuerpo cuando me hablas con esos labios perfectamente cuidados desde siempre, porque se me eriza la piel si me abrazas, sencillamente porque eres irresistible y de todas maneras no puedo dejar de imaginarte en mis más hondos deseos, porque en mis pensamientos sentía desde hace mucho que me besabas y me tocabas, porque como antes te dije, eres irresistible, nada más.

No saliste de mi cabeza desde aquella vez que me trajiste en tu auto y no nos veíamos en persona hace mucho tiempo, eso me parece mucho más grave que el hecho mismo de haberte besado, ya que en mi mente lo hacía constantemente. Por eso te besé, sin culpa, porque el besarte con deseo, como lo hice, sólo era la consecuencia de una fuerza magnánima que estaba dentro mío y que obviamente ya no había logrado controlar.

-¿Y las fotos?- me vuelves a preguntar.
-Las fotos que verás son de desnudo artístico y serán las que capture ahora de nosotros esta cámara.

Tu impresión incrementa cuando te muestro la cámara digital que tú mismo elegiste alguna vez. Me levanto del sofá y con mis piernas abiertas me siento sobre ti, te tomo de las mejillas y te beso, con el mismo o más deseo de la noche anterior, desabotono tu camisa. Tomas la cámara que tuve que dejar sobre el sofá para poder dedicarme a tus botones y comienzas a sacar fotos (para esto y otras cosas no te tirita la mano). Tomas fotos de todo: del perfil de mi rostro cuando beso tu cuello, de mi cabello suelto cuando beso tu pecho, de mi cara y mi mano cuando beso tu pene; también me fotografías cuando te indico con mi índice que me sigas, cuando me subo a la cama para desnudarme para ti... empezando por la polera, luego los pescadores, me pides que me detenga un momento para captarme con esa lencería que no conocías, poso para ti, no aguantas, dejas la cámara sobre la cama y te echas desnudo y frenético sobre mí para despojarme de la ropa interior, me besas con locura, tu respiración parece la de un toro, a duras penas logro reptar hasta donde está abandonada la cámara. Comienzo a captarte yo ahora mientras besas mi cadera blanca como el mármol, mi vientre bendito (según tú), el pliegue de mi codo y mi muñeca izquierda, no capturo de buena forma cuando besas justo en mi punto de fuga (mi nuca), no por no poder enfocar bien con los brazos extendidos arriba, como tú me enseñaste, sino porque la piel se me eriza de tal manera que me retuerzo entera y me entrego al desenfreno: te empujo desde tu pecho hacia atrás, programo la cámara en la opción de video y la dejo sobre el velador apuntando hacia donde me subo con mis piernas abiertas, tomo tu pene y lo hago entrar en mí, y allí sobre tu cuerpo danzo y jadeo con ansiedad, aquella que da el tiempo distanciados y la pasión febril contenida, ahora desatada, mas siempre intacta. Me estremezco una vez con la genialidad de la soltura de tu pelvis y siento que me voy a morir en ese instante tan corto pero perfecto, cuando creo que todo ha acabado y que no puede ser mejor, tus brazos fuertes me lanzan de espaldas a la cama y tu humanidad entera me hace sentir la fuerza que tiene la tierra al temblar, artísticamente demuestras que nadie puede superar tu perfección cuando te manejas asido de los trapecios.

Caemos rendidos luego de luengos minutos que parecieron sólo quince, apenas tengo fuerza para detener la grabación y cuando por fin podemos disponernos a ver todo el contenido de la cámara una música de película de terror me despierta.

-SMS Recibido/ Bandeja de entrada/ abriendo...: “Lo pensé mejor, a mí me pasó y me dolió mucho, no soy segundo plato: no voy”.

Me quedé dormida esperándote y plantada a diez minutos de la hora acordada para tu llegada ¡anoche prometiste llegar! En fin, anoche también quedó claro que nuestras diferencias siguen intactas, como la intensidad de nuestro deseo, aún así no te causó enojo el volvernos a ver, pero creo que esto confirma que somos distintos y esto (que yo pensaba nos mantenía unidos) terminó por separarnos como siempre dijiste. Bueno, nada que una noche de Whisky y cigarros no pueda solucionar.

Al tercer vaso me asalta a la memoria la certeza sobre el único lugar donde puedes estar ahora: el nuestro. Creo que aún puedo manejar.

En efecto ahí estás, con esa fortaleza injustificada de siempre, mirándome con esa actitud a la defensiva que me dolió en todo momento desde que nos separamos. Todo ocurre muy rápido, de forma mecánica, sin ese dolor que desgarraba antes: Te apunto con el revolver que tú mismo me regalaste y te disparo al corazón, todo en silencio, tú, yo, hasta el disparo.

Pena, para mí, que pensé que esta vez sí se podía, eso de unir nuevamente lo que nadie puede entender sólo tú y yo, bueno... ahora sólo yo, sin embargo tuvo que ser esta vez la que me diera a entender que desde ahora nada serio podría salir de un nosotros.

Fin.

agosto 13, 2007

"Reiniciar"


Bienvenido al mundo real.


De vuelta a clases y a la rutina. De a poco vuelvo a tomar mi ritmo habitual de vida.


Quiero hacer un apartado especial en algo que mucho no tendrán idea de lo que hablo, pero igual.


Este fin de semana me sentí como un bicho raro, resultó que fui a un dichoso baile al cual muchísima gente de Santa Cruz tiene en alta estima: "El baile de Marchigue". Con el respeto que los organizadores me merecen... Una mierda de baile. No tiene ninguna ciencia salvo aquello de encontrarse con gente que hace mucho uno no ve, eso es un fenómeno interesante. Por otra parte digno de destacarse el que casi la totalidad de la población joven de mi ciudad vaya para allá, a una hora en auto de Santa cruz para ver a quien se podría encontrar en cualquiera de los pub's o discoteque's de Santa Cruz. Me siento un bicho raro porque todo el mundo que fue conmigo la pasó genial y yo la pasé horrible, para que entiendan un poco más esto visitar: www.fotolog.com/lonxo_leche (publicación del 13/08/2007). El Alonso fue conmigo y la pasó genial... y yo no.


Reconozco que aparte de esto tuve una noche de mierda, pero mi escritura anterior lo he hecho mirando lo que vi, nada más, estoy siendo objetivo.


Una sola conclusión: Nunca más voy.


En fin, entremos en materia.


Quiero anunciar que en los próximos días por primera vez publicaré uno de mis cuentos. Cosa que soy muy reacio a hacer, por diferentes cosas. El cuento se llama "Des-engaño" y lo escribí en las vacaciones que recién han pasado.


Creo que no tengo mucho más que decir, me tengo que ir porque es tarde y mañana tengo clases.


Saludos.