diciembre 21, 2008

Deseo oculto


Manuel Soto

 

Eres exquisita, pero eres una perra. Ni siquiera me miras aún cuando sabes que yo te trataría mejor que cualquiera de aquellos que sólo utilizan tu cuerpo. Pero no quieres entender que yo soy mejor que ellos… no soy tan atractivo, tan carismático y en realidad el mundo me rechaza… pero soy más inteligente. Me gustaría tenerte, poseerte, besar cada parte de tu cuerpo como ellos lo han hecho, pero no puedo, sólo quieres ser mi amiga y la única manera que tengo de poder tocarte es cuando te empujo, cuando te pego o cuando juegas conmigo a cualquier tontera de aquellas. Estoy más que harto de masturbarme pensando en ti, en las cosas que haríamos, en todo el sexo que tendríamos, en las cosas que me harías si me desearas… y si un día vinieras a mi casa por mi invitación a ver una película (cuando coincidentemente mis padres salieron hasta mañana), y si por tu ingenuidad, que más me excita, te convenciera de que su subiéramos a mi habitación para estar más cómodos y te desnudara aunque fuese a la fuerza, para entrar en ti con tu consentimiento o sin él, recorrería tu cuerpo, cada lugar de tu cuerpo, ese cuerpo que es exquisito, blanco, firme, un cuerpo moldeado entre tu juventud y la natura que te entregó unos pechos grandes, redondos, un culo hermoso, perfecto, un cuerpo generoso en curvas y suavidad, que tiene un rostro y unos ojos de ingenuidad pero una actitud y una disposición de ramera.

 

Quiero poseerte, a cualquier precio, pero no me miras como yo lo hago, y entonces sólo puedo conformarme con ser tu amigo y hacerte creer que no tengo intenciones contigo, aunque nunca sabré si no sabes la intenciones que tengo en cuanto a llevarte a mi cama o si las sabes pero has entrado sin problemas en este juego de esconder las verdaderas intenciones que uno tiene. 

3 comentarios:

Blue dijo...

sonrio...
abrazos
Blue

Fede Carré dijo...

un beso manu
ta bueno el escrito
nus estamos viendo, supongo,
en unos meses mas
adios.

Anónimo dijo...

Placeres como desnucarte no se dan todos lo días
diámetros como placentas
planetas como anfetaminas
delirios como calas eróticas
Aullidos de solitarios canes nocturnos
puntos de inflexión en una mañana rosa